la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

29 abril 2004

 

Ni ying ni yan: Fitzgerald y Hemingway

-Qué pareja más rara- es lo primero que se nos ocurre al imaginar el encuentro en 1925 en el Dingo Bar entre el aceite y el agua de la literatura norteamericana a orillas del Sena. Hemingway se empeñó en dar una imagen ridícula de su amigo (en especial en el retrato que de él hizo en París era una fiesta, A Moveable Feast), a pesar de que éste le había echado una buena mano cuando sólo era un parvenu, un amateur con todo el camino por recorrer. En cualquier caso, es demasiado fácil criticar a Hemingway por su prepotencia y preferir a Scott-Fitzgerald por su saber estar, pero resultaría ridículo tener que elegir entre alguno de los dos. Ni ying ni yan. Es curioso que ya en 1934 un tal Alajalov publicara en Vanity Fair una caricatura del primero haciendo hincapié en su pose de aventurero de recortable, con trajes de quita y pon de “toreador”, “generación perdida” o “soldado desconocido”. Pero no sé de nadie que haya escrito un alegato más efectivo contra la guerra que Adiós a las armas (A Farewell to Arms).



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]