la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

04 mayo 2004

 

La hermana que no pudo ser

La teoría central de Un cuarto propio (A Room of One's Own) de Virginia Woolf es que, hasta la llegada de Jane Austen, las condiciones físicas, morales, sociales de la mujer impedían impedían el desarrollo de su labor creativa sin verse constantemente interrumpida por sus obligaciones familiares. Es lo que Woolf caracteriza como la imposible hermana de Shakespeare: "una mujer nacida con un gran talento en el siglo XVI se hubiera enloquecido, se hubiera tirado un balazo, o hubiera acabado sus días en una choza solitaria, fuera de la aldea, medio bruja, medio hechicera, burlada y temida". Pero ¿fue así en todos partes? Pienso en los ejemplos hispanos: Teresa de Jesús, María de Zayas, Sor Juana Inés de la Cruz. La primera, bajo el manto protector de su labor religiosa, se salva de las condiciones ingratas adjuntas a su condición femenina. La segunda, por su origen social elevado, goza de una independencia privilegiada. Pero el caso de la tercera es realmente dramático, a pesar de tener un ingenio como mínimo al nivel de su maestro Luis de Góngora. A pesar de que muchas mujeres fueron el centro de tertulias literarias en nuestro siglo de oro, algo hay también de la imposible hermana de Cervantes.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]