la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

30 agosto 2004

 

Disparando con un arco trabado

Es interesante ver cómo cambian los puntos de vista sobre una obra a lo largo de la historia (lo que ahora se llama la recepción de un texto o de un producto artístico), pero no es sólo que el público vaya cambiando, es que ni siquiera tenemos en cuenta los baremos que usaron en su momento los mismos autores. Para Shakespeare las únicas obras que merecieron su esmero (y cuyo paso por la imprenta él mismo debió cuidar y mimar) fueron las que ahora nadie lee (o casi nadie, si no contamos a los especialistas roedores de papel) como La violación de Lucrecia (The Rape of Lucrece) o el Venus y Adonis. Otro tanto pasa con Cervantes, que se sentía sobre todo autor teatral aunque frustrado y que se vio superado por la inundación imparable del genio lopesco y toda la cuadrilla que le fue a la zaga. ¿Quién lee ahora el Persiles, aunque don Miguel lo consideraba su obra maestra y su ojito derecho? El Quijote fue un divertimento, una burla genial. Hamlet, un culebrón portentoso para poner en pie al vulgo que abarrotaba el gallinero del Globe. En cualquier caso las flechas de la Fama siempre salen torcidas (hay quien de tanto mirar a la diana se vuelve bizco).



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]