la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

22 septiembre 2004

 

Thomas Mann y la muertenveneciafilia

Como ocurre con los flaubertianos, los amantes y seguidores del genio de Lübeck se dividen generalmente entre los severos “montañamagiquistas” y los dramáticos “doktorfaustusianos” (y raramente en “muertenveneciafílicos”, secta minoritria y poco recomendable.

Los primeros sacan a relucir la caracterización de los personajes, la fabulosa elección del paisaje como fuerza bruta del libro para disculpar su preferencia por La Montaña Mágica. Ahora que lo recuerdo, en Asturias hay una fonda –lo que en la jerga moderna se llama un alojamiento rural- que se llama de igual modo y que colecciona ediciones de todo el mundo de este título; además si vas y les regalas una edición que no tienen te puedes alojar gratis.

Los aficionados que izan la bandera del Doktor Faustus se parapetan en un Thomas Mann escondido trás su riqueza intelectual, su fervor melómano y la exaltación de la amistad por encima de todo. Los sectarios de la Muerte en Venecia son en muchos casos exaltados decadentistas (si se nos permite el oxímoron) y venecianistas (con perdón de la corriente poética homónima).

Por cierto, qué juguete mágico es la versión de Visconti, cuádruple obra de arte. En primer lugar está el aspecto literario, con esa fusión creciente entre el deseo y el destino; luego el aspecto muscial (con Mahler) y la excelente ocurrencia de trasladar el oficio del protagonista a la dirección de orquesta. En tercer lugar está el objeto fílmico en sí con la excelente actuación de Dirk Bogarde y una ambientación cuidadosísima. Y en último puesto, la ciudad de Venecia en sí, un lujo imponderable que el mundo actual quizá no se merezca.

Por estas palabras se puede pensar que esta es mi obra manniana favorita. Pudiera ser. Pero también me entusiasman la recoleta Mario y el mago y los primeros capítulos de Las confesiones del estafador Felix Krull, auténtica picaresca contemporánea, cuyo final en falso la desmerece de forma tan injusta como imprevista. Lástima que Mann no encontrara tiempo y ocasión para continuar las diabluras del feliz a su manera Félix. Posted by Hello





Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]