la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

03 octubre 2004

 

La novela no demuestra, muestra

Existe un subgénero disperso que, dentro de la literatura hispanoamericana de final del siglo pasado, recoge las opiniones de los autores sobre su propio trabajo y el de sus colegas de habla hispana. Dentro de este grupo están la Historia personal del boom de José Donoso, La letra e de Augusto Monterroso y otros textos afines.

No son propiamente diarios ni memorias ni libros de recuerdos, más bien se comportan como reflexiones en voz alta sobre el trabajo literario en un continente específico, con una tradición concreta y con una lengua determinada. Un caso especial es El escritor y sus fantasmas de Ernesto Sabato, una larga deliberación sobre el oficio de juntar letras. Por sus páginas desfilan los nombres mayores del siglo: Mann, Proust, mucho Kafka, bastante Joyce, pero también se detiene para entrar al trapo en polémicas que para nosotros, lectores de otra centuria, se nos antojan ya lejanas (en especial su lucha contra el falso objetivismo de Robbe-Grillet y Natalie Sarraute o el estructuralismo academicista aplicado a la literatura).

A diferencia de los libros de Donoso o Monterroso entre las líneas de Sabato salta un conocimiento enciclopédico de las teorías del pensamiento y la ciencia tratadas como lo hace un huésped habitual no un parvenu. Se diría que el fin último de este amontonamiento de notas y comentarios no es otro que el de expulsar a los fantasmas del título. Entre ellos el que más persigue al autor: ¿para qué escribir? La respuesta para Sabato es simple: la novela es la forma más perfecta que el hombre ha encontrado hasta el momento para “buscar la condición del hombre”. Ni la ciencia, que necesita de objeto y sujeto para desarrollar su trabajo, ni la filosofía que en su rigidez no puede deshacerse de un esquema lógico de demostración permiten al ser humano presentar, como hace la novela, una cantidad tal de materiales como los que construyen la propia conciencia. Como el propio autor dice "la novela no demuestra, muestra".



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]