la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

16 noviembre 2004

 

La vida o la obra

Se queja Joseph Conrad a su amigo John Galsworthy en carta remitida hacia 1909: Mi editor acaba de enviarme la liquidación donde leo que todas mis inmortales obras -son trece- me han proporcionado el año pasado menos de cinco libras de derechos de autor. Eso es lo que enfría ese gozo de vivir que debería arder como una llama en el corazón de un escritor, para que, como un motor de explosión, pudiera hacer correr su pluma a treinta páginas por hora. Este es para mí el verdadero dilema del escritor y no tanto el que habitualmente se plantea entre la vida social y la actividad creadora torremarfileña que refleja el Tonio Kröger de Thomas Mann. Así resume esta última dicotomía el protagonista del opúsculo manniano también por carta (escrita a su amiga Lisaveta Ivánovna): Admiro a los orgullosos y gélidos que se aventuran en las selvas de la etérea belleza y menosprecian al "hombre"... Pero no los envidio. Pues si algo es capaz de transformar a un mero literato en poeta, es este amor mío, tan burgués, a todo lo humano, lo vivo y lo normal.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]