la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

09 febrero 2005

 

Como el humo del tabaco

Hace unos meses recogí el comentario de Augusto Monterroso en el que se pregunta si hay un placer por escribir. Imagino que esa pregunta es de obligado planteamiento para cada escritor y que cada uno resolverá, como buenamente pueda, la cuestión. Por eso no es de extrañar que, en un día como hoy, pero de 1908, Lev N. Tolstoi se planteara el dilema: ¿por qué escribo esto? ¿no habrá un deseo personal de algo para mí? Y puedo responder con certeza que no, que si escribo es únicamente porque no puedo callar, porque me parecería que hago mal si callo, como me parecería mal no intentar detener a unos niños que estuvieran a punto de caer a un precipicio o de ser arrollados por un tren. Creo que la comparación es lo suficientemente vigorosa como para no tener que darle más vueltas al asunto: se escribe por necesidad, por imperativo moral.

Claro que otra pregunta que se puede hacer, en relación con al anterior, es ¿por qué se hace crítica de lo que se escribe? ¿son los críticos escritores de segunda categoría? Johann Wolfgang von Goethe tiene su opinión propia, como en tantas ocasiones, sobre el tema: cada vez me resulta más insoportables los juicios de quienes son incapaces de producir algo propio; sus palabras me repugnan tanto como el humo del tabaco (desde Roma, en un día como hoy pero de 1788).



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]