la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

29 agosto 2005

 

Contra la pared (de las lamentaciones)

Al menos desde principios de la década de los ochenta Amos Oz es consciente, como tantos otros israelíes, de que su país se encuentra preso entre la Shoah y la Torá, rehén de la ultraortodoxia más cerril. Como él mismo apunta en uno de sus artículos de la época: A causa de Hitler, no tienes ningún derecho a enfrentarte a este tipo de judaísmo. A causa del Mesías esperado, este judaísmo te encadena y amenza con reconquistar lo que has logrado quitarle de las manos (Las voces de Israel, In the Land of Israel, 1983). Veintidós años más tarde  la situación no parece haber cambiado mucho.

PS.- Otro Amos, el director de cine Gitai, hace un retrato cruel (y no sé si realista, pero, en cualquier caso, creíble) de este submundo religioso en Kadosh.

PS II.- En la prensa de estos días me llamaron la atención las imágenes de las mujeres ultrareligiosas poniendo la cuna de sus hijos (con ellos dentro) como barricada ante los soldados que debían evacuarlas. ¿No hay futuro para un Israel laico que se deshaga de las ataduras religiosas?



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]