la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

25 octubre 2005

 

Yo soy castrista

Paseando por mi ciudad natal, me encuentro con un nombre de calle que me sorprende: Calle de Américo Castro. El barrio en el que se encuentra es uno de esas zonas de crecimiento rápido que a principios de los años setenta y al socaire de la prosperidad recién estrenada del país pulularon por toda la geografía hispánica. Eso quiere decir que, probablemente, el nombre de la calle se impuso ya durante los últimos años de la dictadura franquista. Al curiosear por la red, me encuentro, cómo no, con el ubicuo Pío Moa que llora cuán cocodrilo conjuntivítico, al pensar en el daño que las tesis de don Américo han hecho a la España Eterna de sus Amores.

Ya ni el debate historiográfico es lo que era. Antes, las luchas académicas, pero siempre caballerosas, entre Américo Castro y Claudio Sánchez Albornoz, finiquitadas por el tendencioso pero bien informado Eugenio Asensio, daban lustre al estudio de la historia. Ahora nos tenemos que conformar con los ladridos (y ladrillos) de las estrellas mediáticas de la derechona más ágrafa (menos mal que aún nos queda Francisco Márquez Villanueva) . Liberales fueron tanto don Américo como don Claudio, dos grandes señores exiliados por republicanos. Estos de ahora son liberalotes de pacotilla, fuegos fatuos llenos de rencor y presos de cualquiera y cada uno de los nueve círculos dantescos.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]