la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

14 noviembre 2005

 

Sobre perros y hombres


Para la temporada de otoño/invierno, las editoriales nos habían preparado una pasarela atractiva, sobre todo con lanzamientos de traducciones de la literatura anglófila. Sin embargo, después de ver lo visto, queda un sabor agridulce. Gran desilusión el último libro de Martin Amis, mucha pornografía, incesto, desnudos de la familia real, amarillismo periodístico, violencia y, al final, nada. Como un petardo mojado, sólo mecha. Este Perro callejero (Yellow Dog, en su versión inglesa) ha resultado más ladrador que otra cosa. ¿Qué fue de aquel Amis de pluma acerada que brillaba en sus mejores ensayos? ¿ese hijo pródigo de Nabokov? Por suerte, siempre nos quedará Coetzee. El sudafricano itinerante conserva su estilo de siempre, esa prosa fría y cortante que despedaza con precisión de cirujano habilísimo, las entrañas de las relaciones humanas. J. M. Coetzee, al que el Nóbel parece haberle hecho aún más invisible de lo que era, se esconde tras la chirriante Costello, y nos entrega con su Hombre lento (Slow Man) un volumen más de sus clásicos del siglo XXI. Para quitarse el sombrero.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]