la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

25 enero 2006

 

Sin abusar, por favor

El drama, una de las variantes más dignas del trabajo literario, se enquista cuando recibe el baño de hiel y miel en el que cae con frecuencia su hijastro el melodrama. Si a este principio se le añade una dosis moral de equidistancia bienintencionista (aquí no hay ni buenos ni malos, sólo víctimas del destino) y un estilo que roza el empalago, el resultado es Los girasoles ciegos de Alberto Méndez. A pesar de todas las recomendaciones que había ido recogiendo, el libro se me cae de las manos hasta el final y no sólo por la tiranía de los buenos propósitos sino también por el empeño en meter y remeter el dedo en la herida por el simple placer de hacerlo, sin sacar tajada literaria. Si este es un libro de memorias, nacido de la lucha contra el olvido, vale. Si la intención era crear literatura, pues se quedó en eso, en nada más que una intención.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]