la letra sin sangre entra

Blog de libros y literatura escrito por Francisco Herrera

28 febrero 2006

 

La fratria de simples y cobardes

Dice Rafael Argullol en su Manifiesto contra la servidumbre que hemos denunciado las raíces utópicas de las  ideologías totalitarias, pero hemos olvidado, por cobardía o directa aprensión, señalar al monstruo gris, aséptico y ordenado que vive entre nosotros.  Esta sentencia, que sirve tanto para Adolf Eichmann como para el último hijo de Aitor que le saca brillo a la 9 mm Parabellum en su madriguera, nos plantea a los demás un acertijo ¿somos nada más que timoratos o miramos hacia otro lado por simpleza mental? La respuesta que cada uno dé a esta pregunta nos pondrá a un lado o al otro de la línea roja. Hasta ahora, muchos habíamos hecho nuestro el verso de Ricardo Reis, a la patria, mi amor, prefiero rosas. Pero ya no es tiempo de rosas, es tiempo de saber dónde queremos que pisen nuestros zapatos. Y los de nuestros hijos.



Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace



<< Página principal

Archivos

abril 2004   mayo 2004   junio 2004   julio 2004   agosto 2004   septiembre 2004   octubre 2004   noviembre 2004   diciembre 2004   enero 2005   febrero 2005   marzo 2005   abril 2005   mayo 2005   junio 2005   julio 2005   agosto 2005   septiembre 2005   octubre 2005   noviembre 2005   diciembre 2005   enero 2006   febrero 2006   marzo 2006   abril 2006   mayo 2006   junio 2006   julio 2006   agosto 2006   septiembre 2006  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

Suscribirse a Entradas [Atom]